¿A la hora del baño tu mejor amigo se estresa? Conviértelo en un momento relajante con Lavanda

¿Te ha pasado que la hora del baño es una experiencia estresante para tu mejor amigo y para ti? Esto no debería ser así, con un poco de planeación y preparación, puedes ayudar a tu canino a relajarse e incluso llegar a disfrutar la hora del baño. Lo más importante es ayudarlo a sentirse seguro en la bañera o regadera, mantener sus oídos y ojos protegidos del agua y del champú y sobre todo relajarlo antes y después del baño.  

5 Tips para reducir el estrés a la hora del baño. 

Antes del baño, cepíllalo

Dale a tu perro una cepillada justo antes para eliminar suciedad, residuos y pelo muerto. Esto también hará que sea más fácil después cepillarlo. Si tu perro disfruta del cepillado, también es una buena manera para ayudarlo a relajarse y calmarse antes de un baño. Mientras lo cepillas agrega unas gotitas de Aceite Esencial LIV natural Pet Care en su pelaje. 

Elige el mejor lugar para bañarlo

Sabemos que no es común tener una bañera elevada como en las estéticas veterinarias y tiendas de aseo, si tienes un perro pequeño/mediano, puedes utilizar una tina para bebé.  Para perros más grandes, generalmente la regadera funciona bien. Asegúrate de tener todos los artículo de baño previamente listos, incluyendo toallas, shampoo, acondicionador y esponja, y un recipiente para verter agua si es necesario.

Ayúdale a tu perro a sentirse seguro

Primero, asegúrate que la temperatura del agua sea agradable, ni muy caliente ni muy fría. La mayoría de los pisos de los baños se sienten resbaladizos bajo las patas de un perro, por lo que es buena idea poner una toalla en el piso para que tu mascota se sienta más segura durante el baño y no se resbale cada que se mueva, asustándose. Podrías probar también poniéndole unos juguetes flotantes en el agua para que se distraiga y/o ofreciéndole premios ocasionalmente. Buscamos crear una experiencia positiva para que tu perro no desarrolle una aversión o miedo de ser bañado. No le grites ni uses la fuerza física, al contrario háblale con amor y dale muestras de cariño. 

Mantén protegidos sus orejas y ojos.

Tú mejor que nadie conoce a tu perro, pero ¿has notado que todo va relativamente bien durante el baño hasta que le mojas la cabeza? La mayoría de los perros no disfruta que el agua sea rociada o vertida sobre sus cabezas. Te recomendamos dejar esta parte para el final, siempre evitando que le entre agua/jabón en los ojos y orejas, podría causarle una infección. Aunque el shampoo diga “sin lágrimas” no te confíes y lava su cabecita con mucho cuidado y suavidad.

Sécalo inmediatamente con cuidado

Cuando esté completamente seco cepíllalo y dale un pequeño masaje aplicando unas gotitas de aceite esencial de lavanda LIV natural Pet Care. Su relajante aroma lo reconfortará. 

LIV natural Pet Care es una línea de Aceites Esenciales especialmente diseñados para perros, sin fragancias ni sustancias tóxicas

Conoce más aquí 

Deja un comentario